Zentoy Blog | La técnica tántrica para maratones de sexo y orgasmos múltiples
492
post-template-default,single,single-post,postid-492,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,hide_inital_sticky,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

La técnica tántrica para maratones de sexo y orgasmos múltiples

tantric orgasms

La técnica tántrica para maratones de sexo y orgasmos múltiples

¿Venirse o no venirse? Esa es la pregunta que muchos hacen cuando se habla de retención de semen y edging. ¿Qué significa eso, exactamente? La retención de semen es la práctica de no liberar el semen, o eyacular, cuando un hombre tiene relaciones sexuales.

La retención de semen puede ser una práctica muy poderosa. Los principales beneficios de la retención de semen y el edging son los siguientes:

1. Mayor duración del sexo

Todo hombre quiere durar más tiempo, tener más control del momento cuando acaba, y ser un semental sexual en la cama. Retener los orgasmos es la clave. Un estudio reciente en la revista Journal of Sexual Medicine reveló que la mediana del tiempo que tarda un hombre en eyacular después de entrar en una vagina es de 5,4 minutos. Con el tantra, ¡se puede rendir mucho más que eso!

Durar más tiempo es especialmente útil si tu pareja femenina es multiorgásmica. Mientras más dominio y resistencia tenga un hombre, mayor placer le podrá generar a su pareja. Esta clase de control lleva al sexo al siguiente nivel en mente, cuerpo y espíritu.

2. Orgasmos múltiples

Los orgasmos múltiples no se limitan solo a las mujeres. Al practicar la retención de semen, puedes aprender a mover esa energía sexual orgásmica por tu cuerpo para que sientas la sensación del orgasmo sin eyacular. Retener el semen te permite sentir una energía orgásmica por todo el cuerpo, logrando múltiples orgasmos sin eyaculación. Este tipo de orgasmo es un orgasmo energético.

Para convertir los orgasmos físicos con eyaculación en orgasmos energéticos, debes mover la energía de los genitales hacia todo el cuerpo mientras haces la órbita microcósmica: logras esto inhalando y visualizando cómo mueves la energía orgásmica hacia el frente de tu cuerpo. Luego exhalas, enviando la energía orgásmica hacia abajo.

También puedes usar tus manos, empleando un toque sutil, para atraer la excitación desde los genitales hasta la parte superior de la cabeza, para difundir la energía orgásmica por todo el cuerpo.

Esta técnica te ayudará a convertir las ganas de eyacular en una ráfaga de energía orgásmica que recorre todo el cuerpo.

3. Aumento del apetito sexual

Un estudio realizado en China reveló que los hombres que practicaron la retención de semen habían incrementado sus niveles de testosterona en un 45,7% después de solo siete días. Tiene sentido, porque la testosterona está relacionada con el apetito sexual. Mientras más se almacene, más energía sexual tendrás en tu cuerpo.

4. Mayor vitalidad

Muchos maestros del tantra taoista creían que practicar la retención de semen (en la que llegas al borde del orgasmo sin «venirte») es una manera de mantenerse viril y joven. Cuando los hombres son más jóvenes, especialmente en la adolescencia, tienen tanto ojas («vigor», en idioma sánscrito) que tienen sueños húmedos y eyaculan mientras duermen.

El edging, o control de orgasmo, simplemente significa que llegas al borde de un orgasmo, pero sin llegar al orgasmo ni eyacular. No nos referimos a intentar detener un orgasmo cuando comience, sino llegar al borde del orgasmo, detener la estimulación, dejar que las sensaciones orgásmicas se muevan por el cuerpo, y luego repetir el ciclo una y otra vez.

¿Cómo lo logras? La práctica hace al maestro. No te preocupes si no lo consigues la primera vez. La clave es encontrar el momento indicado. Debes detener la actividad sexual o bajar la velocidad justo antes de que el orgasmo se desarrolle en tu cuerpo hasta el punto de que necesites liberarlo, pero luego mantente en un estado de excitación leve hasta que lo desarrolles de nuevo. Puede que pases de duro como roca a ligeramente firme y luego a suave, y esa es la meta.

No debes esperar demasiado para detener la estimulación durante el desarrollo del orgasmo, porque puede causarte lo que se conoce como «cojonera» o «bolas azules», que ocurre cuando tienes una excitación sexual prolongada sin eyaculación.

El objetivo real de este ejercicio no es dejar de eyacular del todo. La idea es aprender a dominar este impulso sexual y aprender a usar bien el equipo que Dios te dio. Una vez que un hombre aprende a ordeñarse, retener el semen y el edging, podrá durar más y elegir el mejor momento para liberarse con un orgasmo eyaculatorio.